Las cortadoras de fiambre ya no son sólo un utensilio que ves en restaurantes o carnicerías, ahora están también en los hogares. Es que dada su versatilidad y corte perfecto se ha convertido en un aliado más de tu cocina.

Con una cortadora de fiambre puedes cortar carnes o embutidos de forma fácil y rápida, cuidando la higiene con el producto, además evita que expongas tus manos a cuchillos y te puedas cortar.

Acelera el trabajo e incluye diversos accesorios que hacen todo mucho más fácil, además si la cortadora profesional tiene un disco dentado puedes utilizarla para cortar también pan, verduras, queso, pescado y otros productos.

Son muchos los beneficios de esta máquina, pero ¿Te has preguntado cómo es su limpieza y desinfección? ¿Con qué frecuencia debe limpiarse?

No abandonarás este artículo sin haber dado respuesta a todas tus dudas, sigue leyendo.

La limpieza de la cortadora de fiambre debe llevarse a cabo al finalizar cada jornada de trabajo o tras un día de cocina en casa, sin embargo, también debes limpiarla cuando haces un cambio de productos para cortar con sabores muy fuertes (por ejemplo el pescado).

Para llevar a cabo la limpieza sigue al pie de la letra estos 8 pasos que te presentamos a continuación, ten en cuenta que estás a punto de manejar objetos filosos, te recomendamos utilizar guantes y manejarlos con mucho cuidado:

1- Apaga el interruptor de la máquina y desconéctala de la fuente de corriente (nunca pienses que es suficiente con apagar el interruptor, asegúrate de haberla desconectado para evitar accidentes).

2- Recoloca el regulador graduado de corte en su posición inicial.

3- Coloca el volante inferior en su correspondiente apoyo y desenróscalo completamente. El mecanismo de bloqueo se conecta en el apoyo y bloquea el carro. Extrae hacia arriba el grupo plancha porta embutido de su guía. La plancha reguladora de espesor quedará bloqueada.

4- Desenrosca por completo el volante de sujeción cubre cuchilla y extráelo de la máquina.

5- Desenrosca el botón inferior situado en la empuñadura superior de la cortadora.

6- Levanta el afilador con la empuñadura y extráelo de su alojamiento.

7- Lava la cuchilla por ambos lados con agua tibia y un detergente líquido adecuado, enjuaga con agua fría y desinfecta con un limpiador desinfectante adecuado, luego seca con papel.

La base y las demás piezas de la cortadora se lavan con agua tibia y detergente líquido, frotando con un paño suave, luego enjuágalas con agua fría y aplica nuevamente un limpiador desinfectante adecuado, posteriormente seca con papel.

Nunca uses soluciones a base de hipoclorito de sodio (lejía), ni detergentes abrasivos, estos arruinarán las superficies anodizadas de la máquina.

Utiliza productos con un porcentaje de acidez PH 7-8 (neutros ligeramente alcalinos).

8- Instala de nuevo las piezas de tu cortadora, siguiendo los pasos de desmontaje en orden inverso.

IMPORTANTE: el cubre cuchilla es una protección fundamental, desmóntalo sólo cuando la cuchilla esté fijada en su posición normal con los cuatro tornillos.

Y ya está, en 8 pasos tu cortadora de fiambre quedó limpia y lista para volver a usarse.